miércoles, 27 de julio de 2016

Orgullo y humildad



Mi orgullo sólo crece cuando busco y domino
el último andamiaje que curva y te modela
la voz como los verbos que con rara cautela
volcás sobre lo oscuro derramando un camino.

Mi humildad es jodida, tiene alma de asesino,
le divierten las sombras que esperan por su vela
como los pibes pobres esperan en la escuela
el día de los niños un regalo divino.

Como se ve y se siente, nadie a mí me delata;
como vos, como pocos, no estoy para mentiras
para poses y fotos y después no me acuerdo.

Amo lo que nos mueve, todo lo que desata
correr con las palabras ardiendo como piras
quemándonos los ojos y el hemisferio izquierdo.



Manuel Mujica Láinez - La casa



No sé bien por qué, pero si tuviese que apostar, apostaría a que en un principio lo hizo para llamar la atención, de repente incluyendo en esa postura hasta un toque lúdico; pero después, al conseguir esa atención, y posiblemente sin ni siquiera poder haberlo previsto, surgió esa chispa que activó quien sabe qué sistema de neurotransmisores y la dependencia comenzó a operar inexorablemente. Desde entonces, la necesidad de conflictos es lo que le curva la espalda, y también lo que le hace caminar, distorsionándole la mente a tal punto que cualquiera que camine recto le parece una persona terriblemente enferma.


Frente a esta situación Kafkiana -porque quien va a llevarle los alimentos todos los días a la torre soy yo y, por ende, el que tiene que asumir una postura de jorobado de nuestra señora de los tarados soy yo, de modo que me acepte la comida sin que me escupa o me grite maldiciones apenas me divise- se hace cuesta arriba mantenerse erguido, moralmente, al menos. Sostener la mirada limpia de cara al futuro con el terrible peso que tiene por ahora el presente, lleno sobras de carbohidratos, de posturas asumidas que no son verdaderas y que no son sueños.


De todos modos, como última de las resistencias, más allá de todos los alcoholes, de todas las drogas, de todos los vicios y de todas las virtudes, queda la simpatía. Ahí es donde el alma hace pie haciéndose posible a sí misma sentirse y, con ello, expandirse hasta dar con otra semejante. En la simpatía, primera fraternidad de los nobles, es donde comienza a crecer y fortalecerse la extraña semilla de la belleza; esa semilla que necesitó de abundante oscuridad para ser concebida, y de una soledad apenas describible para comenzar el viaje que nunca tuvo principio y que nunca acabará.


martes, 26 de julio de 2016

Rh imposibles


De tanta oscuridad la gente se oscurece
sin darse cuenta cae, frente a sí misma cae;
en un espasmo el alma se les nubla y contrae
el mal de rutilar en eso que fenece.

El vigor de la risa, del humor, se decrece;
de su propia memoria el pueblo se distrae
mientras el curandero de los locos se abstrae
presintiendo una voz que el orden restablece.

Siempre dos polos, siempre, le digo a mis espejos
esos que ya no tengo y que laten horribles
en mis nudillos solos que habrán de ser caricia.

Siempre apostando, digo, entre teclados viejos
por nacer como nacen los RH imposibles
con muy pocas opciones de conocer justicia.


Thomas

Imagine the roman circus in the times of Neron, this time with the half of the crowd encouraging the gladiators and, the other half, encouraging the Christians that, in this occasion are provided with equipment and military training. You arrive and at the ticket office they asked you “Christian or roman?”, so that when you take your place you can only shout with all your forces for your team.  Easy as that.  When two see the same moon is less difficult than when just one see two suns around a planet that the telescope do not recognize. To believe alone is the remarkable thing.

. - It’s difficult to have faith without company, and it cannot be denied that the actions made in a totally private and lonely faith have easily some ridiculousness in them.

But this lonely faith, when it is based on a fundament that exceeds the reason, because it occur of one earlier blood, from the soul, barely attach by the word,  by the gesture of some syntax, and it becomes in the motor that moves the necessary steps to erase any initial cowardice; that faith ends up finding earlier than later all the reasons that it might be demanded by and in the sufficient levels, not only to hold itself, but to expand through anyone who wants to be part of the benefits of not shut the senses to the call that never cease or begins.

. - It’s enough to need it more than others, that’s plenty, to acquire a name among the mens. 

The damages, bigger or smaller, could happen without the pregnancy pain be all the terrible that the prophet predicted in his moment, especially for those who did not adore the delicacy of the precision that even the chaos presides. It does not cry then the master in front of the fall of the disciple who pretended to short the road, and even less to the tears for the wounds that he inflicted himself. Otherwise kindly and, as it corresponds, look after the ones who follow him, accomplishing with the law that it doesn’t stop inventing, for proper happiness and of who overcome it.


. – But the dark eyes, to the glance to the penitent, twinkle for the tears, without his look loses its firmness, strange thing and beautiful: to look with firmness trough tears. 

Desde mí hasta tu idea




Debajo de las piedras te busqué

donde las sombras crecen hacia dentro
y la vida separa de su centro
al abyecto de luces y sin fe.



La causa y la razón no pregunté
de la postergación de nuestro encuentro;
por tanta risa haciendo un desencuentro
no pedí explicaciones, un por qué.



Fui viajando hasta mí desde tu idea
desde cada canción y pentagrama
que nutrí de imposibles realizados.



Hasta vivir granates, la marea
tallando la estatura de una cama
que ya huele a tu cabellos derramados.




domingo, 24 de julio de 2016

Días de campo 2

24- Días de campo 2

Me había dado cuenta de que Vitorio y Francisco jamás tropezaban mientras andaban, y no sé, de repente me cayó el rayo celeste o simplemente por primera vez hice sinapsis, pero el caso es que concluí que eso se daba porque siempre andaban descalzos. Como para mí era fundamental el tema del agarre y de vencer aquella limitación de caerse todo el tiempo, va que me descalzo y pruebo la pista sin el Forward, minga, todo mal. Al segundo paso que di una espina, al tercero otra, y así. No pude caminar ni tres metros y frustrado volví nomás a calzarme.

Yo me figuré que todo eso era una mierda, que de algún modo tenía que haber un secreto, una trampa que yo no estaba pillando, algo había ahí a lo que yo no accedía, es decir, no podía ser que otros sí y yo no, no me cerraba. Así que se lo planteé a padrino el tema de por qué a Vitorio y demás las espinas no les clavaban y sin embargo a mí sí; simplemente me dijo: “si tenés miedo te van a clavar”. Fue una trompada, más o menos. Porque si bien estaba, recién ahí pude ver ese miedo.

No reaccioné al tiro, sino que lo dejé venir. Esperé a que en cierto momento cada cual estuviese en sus cosas y me senté al borde de la casa, solo, pensando qué tan cierto, qué tan probable sería aquello que dijo padrino. Asumí que era verdad, porque era verdad mi miedo y porque padrino nunca fallaba, de manera que traté de meterme en la cabeza la convicción de que las espinas no me iban a clavar. Me descalcé y estuve con los pies sobre el pasto durante un buen rato, mirando al frente, poniéndome como meta llegar descalzo hasta la alambrada.

Me paré. Me dije que si iba despacito iba a ser maricón y sería al pedo, que más valía caminar seguro hasta llegar, que era eso o nada. Y ahí fui. Dos pasos, tres, cuatro, nada. El corazón como un tambor, y vamos, el pasto una felpa, agarre puro y firme, ya me reía, ya no me lo podía creer y estaba a mitad de camino. Seguí avanzando con el tambor redoblando por dentro hasta que llegué a la alambrada, donde me apoyé sin mirar atrás. Estaba sudando. Giré, volví hasta la casa. De la casa volví hasta a la alambrada.


Repetí el circuito unas cuantas veces curvando la trayectoria, no vaya a ser que justo por donde andaba no hubiese espinas, luego probé el trote haciendo eses y finalmente me lancé a correr. ¡Mi Dios, era cierto! Completamente cierto, bastaba con perderles el miedo para que las espinas, estando ahí, dejasen de estar. Por un lado, ya te imaginarás el tremendo contento que sentí, por otro, comprenderás cómo la figura de padrino creció hasta la altura de las nubes, fácil. Sin embargo, lo curioso se dio cuando después, al pasar este dato a mis congéneres, no les funcionó como a mí.

sábado, 23 de julio de 2016

Viaje rudo hasta el exceso


Te intuyo aquí, debajo mismo de mi vientre
tallando un grito y una risa que no acaba,
retando a dios y a sus demonios nos encuentre
un punto gélido en la sed de nuestra lava.

Inquieto noches con las notas de tu nombre
bebiendo el rito de la espera; las caídas
que implica ser un poco barro y mucho hombre
cansado y harto de curarse las heridas.

Ya ves, camino con la espada vuelta cruz
y corro a solas con mil cruces vueltas luz,
por tanto miedo destrozado en la certeza

de vos conmigo sopesando la belleza
que habita en cada respirar, en cada beso
indócil, pleno; viaje rudo hasta el exceso.



viernes, 22 de julio de 2016

Excluir para pertenecer



Yo quería ocultarme. Que no lean
en mis manos de joven desgastado
tanto absurdo sutil; el lloro andado
que mezquinan los guapos que cojean.

No pretendí que escuchen o me crean
lo que callo de todo mi pasado
cuando me busca y muerde en mi costado
queriendo que mis muertos me posean.

Comienzo a pretender, así las cosas
el sueño sin principio, la mirada
que haga vibrar mi nombre junto al suyo.

De nuevo una cintura y diez mil rosas,
lo oculto y lo profano, todo y nada;
pertenecer de veras porque excluyo.




miércoles, 20 de julio de 2016

Thomas Mann - El elegido

Imagina el circo romano en tiempos de Nerón mas, esta vez, con la mitad del público alentando a los gladiadores y, la otra mitad, alentando a los cristianos que, en esta ocasión cuentan con pertrechos y adiestramiento militar de primera. Llegas y en la boletería te preguntan "¿cristiano o romano?", de manera que cuando tomas tu lugar sólo te queda gritar a todo dar por tu equipo. Así es fácil. Cuando dos ven la misma luna es menos difícil que cuando sólo uno ve dos soles en un planeta que no registran los telescopios. Creer a solas es lo notable.


Pero esa fe solitaria, cuando se fundamenta sobre un principio que sobrepasa a la razón, porque deviene de un antes sanguíneo, almático, apenas asible por la palabra, por el gesto de alguna sintaxis, y se constituye en motor que mueve los pasos necesarios para borrar cualquier cobardía inicial; esa fe termina encontrando más temprano que tarde todas las razones que le puedan exigir y en los planos suficientes, no sólo para sostenerse a sí misma, sino para expandirse a través de cualquiera que desee ser partícipe de los beneficios de no cerrar los sentidos al llamado que nunca cesa ni comienza.


Los destrozos, mayores o menores, sucederían entonces sin que los dolores de parto sean todo lo terrible que tanto profeta vaticinara inexactamente en su momento, sobre todo para quienes no adoraron la justa delicadeza de la precisión que hasta el caos preside. No llora entonces el maestro ante la caída del discípulo que pretendió acortar camino, y menos ante las lágrimas de éste por las heridas que así a sí mismo se propinó. Sino que bondadosamente y, como corresponde, atiende al que le sigue, cumpliendo con la ley que no termina de inventar para felicidad propia y de quienes lo superen.

martes, 19 de julio de 2016

82. Lejano 2

82. Lejano 2

Cuando fuese necesario para que el desequilibrio no te perturbe, con las formas de otros huye de todos y enciérrate en ti.
Asira

Un soneto y a-penas, como pueda mi piel
con demasiado vino y muchos cigarrillos,
ganando el humo el mundo; el cielo mis cuchillos
por este corazón telúrico sin miel.

Haciendo de la historia una misión, la prueba
de los minutos ciertos, lo grande de un horario
en la mente vacía del breve ser gregario
que sin pertenecerse me escribe y me subleva.

Más o menos así, dando pasos, tropiezos
burlándome sin gloria del mensaje, del canto,
del ejercicio estéril que a otros agota el alma.

¿Por qué? Porque me alejo de los llantos y rezos,
de las reglas y axiomas de un dios o rey de espanto,
del estilo perfecto que no agita mi calma.



***

Rima: ABBA, CDDC, EFG, EFG
Ritmo: Alejandrinos, dos hemistiquios de 7 sílabas métricas cada uno.


Primer hemistiquio
Segundo hemistiquio
un/so/ne/to/ya/pe/nas  7
con/de/ma/sia/do/vi/no  7
ga/nan/doel/hu/moel/mun/do  7
por/es/te/co/ra/zón  6+1

ha/cien/do/de/lahis/to/ria  7
de/los/mi/nu/tos/cier/tos  7
en/la/men/te/va/cí/a  7
que/sin/per/te/ne/cer/se  7

más/o/me/nos/a/sí  6+1
bur/lán/do/me/sin/glo/ria  7
del/e/jer/ci/cioes/té/ril  7

por/qué/por/que/mea/le/jo  7
de/las/re/glas/ya/xio/mas  7
del/es/ti/lo/per/fec/to  7
co/mo/pue/da/mi/piel  6+1
y/mu/chos/ci/ga/rri/llos  7
el/cie/lo/mis/cu/chi/llos  7
te/lú/ri/co/sin/miel  6+1

u/na/mi/sión/la/prue/ba  7
lo/gran/de/deun/ho/ra/rio  7
del/bre/ve/ser/gre/ga/rio  7
mees/cri/bey/me/su/ble/va  7

dan/do/pa/sos/tro/pie/zos  7
del/men/sa/je/del/can/to  7
queao/tros/a/go/tael/al/ma  7

de/los/llan/tos/y/re/zos  7
deun/dios/o/rey/dees/pan/to  7
que/noa/gi/te/mi/cal/ma  7