jueves, 23 de abril de 2015

55. Fracaso chiquito

"Si bien en lo activo habita el riesgo de la altanería, no deja de ser cierto que en lo pasivo existe el riesgo de una tozuda vanidad."
Asira

Conocías muy poco, pero igual te alcanzaba
para creer que todo siempre saldría bien,
que nunca buscarías el disparo en la sien
si alguna vez un alguien con tino no lograba

burlarse de la altura con los pies en la tierra
cruzar fuegos azules con un nombre en la boca
reducir el esfuerzo a una exigencia poca
o temerte intranquilo, cual si fueses cruel perra.

Pero algo no previste, no contaste
con la mirada tersa del que quiso seguirte
y que sin pretenderlo habías despreciado

cuando ilusa pensabas erguirte
sobre lo que no estaba todavía acabado

en un atrás del hoy, donde todo es desgaste.

miércoles, 22 de abril de 2015

54. Burla 6

"Para el que entienda la crueldad le resulta sencillo entender de qué se trata, también, estar más allá del bien y del mal".
Asira.

Como una rosa breve que alcanza a suicidarse
o como un centro grave que a sí mismo desprecia
navega por las fobias con la crueldad que precia
marcando en cada acto del bien y el mal su engarce.

Inquirido por lo claro y por lo más oscuro
ganado y arrasado por una extraña luz
opta por intentar trepar su propia cruz
escribiendo con sangre grafitis en su muro.

Siente entonces el peso de nunca compartir
convencido que puede, creyendo que podría,
rompe en un grito sordo y sueña con herir.

Un corazón humano le falta como guía
entre tanto secreto que domina y que calla

lejos de los mercados, donde arde en su batalla.

lunes, 20 de abril de 2015

Pisar el suelo sacro

Cuando te hagas consciente de que el próximo instante
-más allá del por qué- pudiera ser el último,
quizás sientas tristeza por todos los momentos
que dejaste morir en brazos de tus dudas.

Como también quizás te asombre lo que puede
lograrse si manejas a un tiempo la palabra
y el gesto que refrenda lo que canta tu boca
mientras sientes la vida y su aliento sencillo.

En todo caso, estoy seguro de que entonces
no sufrirás en vano, ni ganará el enojo
la atalaya sonriente que habita en tu mirar.

Todo será entregar y tomar sin abusos,
pisar el suelo sacro de un equilibrio llano

que pretende de sí brindarse sin manías.

jueves, 16 de abril de 2015

Lechugas y chorizos

Tú has visto cómo martilla el pasado
si acaso entregas el alma en un juego,
cómo los músculos sufren si expones
tu integridad por lograrte algún triunfo.

Mis cicatrices palpaste, las chicas,
con mano experta que sabe de quiebres
y de curar las roturas que portan
los que no temen y buscan altura.

Y yo te miro y requiero la luz
que se desborda en tus ojos de gata,
ansiando el roce que marque sin penas

que sos de mí, que de vos mi querer,
muy por encima del tiempo que viven

los que carecen de Roma en la sangre.