viernes, 24 de junio de 2016

18- Actores

18- Actores

Con el tema de la escuela había una diferencia entre ir de mañana e ir de tarde, la cual consistía en que de mañana iban mayoritariamente mujeres, en tanto que de tarde la cosa cambiaba. Yo iba de mañana y la diferencia era mucha, por decirte, si había treinta o cuarenta alumnos en el grado, como máximo diez eran varones. Digamos que esto ni suma ni resta desde ciertos puntos de vista pero, a la hora de los “actos culturales”, como esos eventos por el día del padre, del maestro, de la madre y del caballo, ahí la cosa se notaba.

Y claro, suponte que por el día de la madre el segundo grado “A” va poner en escena el baile “El pericón”, ¿qué hace la profe? Pues arma las parejas y, como los varones son minoría no se salva ni uno. Ya te conté lo que fue aquello del emperador chino, bueno, eso fue sólo el inicio. Después se vino “el payasito”, papel que representé como parte de un mini circo; el de “paraguayito”, con pantalón negro, faja tricolor, camisa blanca y el tradicional bigote pintado no sé con qué; el de “militar”, y no me acuerdo qué otros papeles más.

La verdad que yo no quería saber nada de esas cosas, eso de actuar, es decir, eso de salir al escenario y tener enfrente a un centenar de personas definitivamente no era lo mío. Por el contrario, Sarah estaba como en su salsa. Ella siempre tenía un rol destacado, o destacaba en el rol que le daban. Ya te digo, si una vez le bajó un recitado que si mal no recuerdo se llamaba “Mi cucharón loco”, y ahí la veías en el medio del escenario con un cucharón declamando como si lo hubiese estando haciendo toda la vida. En fin.

No sé exactamente cómo, pero estas “actuaciones” le prendieron la lamparita a Sarah. En así, uno de esos domingos en el que toda la parentela se juntó en casa de Henrrieta para almorzar, sale Sarah y me convence para repetir el papel de “payasito”, para cantar alguna que otra canción, y no recuerdo qué cosas más. Es decir, improvisó una suerte de show para los parientes, que se acomodaron en sillas y sillones, previa erogación del monto que Sarah estipuló como “entrada”. Es necesario destacar aquí que de los ingresos a mí no me tocó nada. O sea, boludo al cubo.

Los shows se repitieron varias veces y jamás ligué un peso, pero jamás importó, porque ese tema de la plata yo no manejaba, no entraba todavía en mi cabeza. Por otro lado, digamos que se incrementó ese rechazo natural que sentía por los “escenarios” y, colateralmente supongo, hacia la “gente”. De todos modos, aquello no duró mucho, y no se compara con lo que pasó o, mejor dicho, con lo que fue pasando después, cuando fue Magy la que entró en escena, y no en un escenario, sino en la televisión, para que el puto país se entere y me apode.

miércoles, 22 de junio de 2016

Ahora que es hoy (4)

01. Sé generoso al momento de invitar a alguien a tu casa. Pero cuídate de aceptar como "pago" igual invitación.

02. La tolerancia, nacida de la erudición, y el equilibrio, producto de la profunda experiencia de vida, hacen posible una auténtica libertad de expresión.

03. Una auténtica libertad de expresión es imposible en una sociedad arraigada en los prejuicios y en los "ismos".

04. Suelen levantarse como defensores de oprimidos quienes en realidad no conocen libertad alguna.

05. Apoyados en la imagen de una posición aceptada por la sociedad, olvidan que esa imagen no es más que una muleta emocional.

06. No debiera un no vidente andar por la vida proclamando el orgullo que siente por no mirar pornografía.

07. No queda muy bien parado en la memoria de nadie el que habla de amor y de afectos desde un rencor inconfesado que de vez en cuando se evidencia.

08. La impudicia que otorga el conocimiento puede ser el origen de envidias juveniles. En la envidia, el tonto se hace fuerte, pero sigue tonto.

09. Al tomar la miel ni me quejo por los pinchazos que recibo, ni me duelo por las abejas que mueren. Valoro todo el proceso. Disfruto el resultado.

***



Ritmo: Alejandrino (dos hemistiquios de 7 sílabas métricas cada uno)
Rima: sin rima

Clasificación de versos
un/cua/dra/di/to/ver/de  7 --  se/tra/zóan/te/mis/o/jos  7
en/el/me/dio/del/cual  6+1 -- tu/del/ga/da/fi/gu/ra  7
dan/za/ba/su/fres/cu/ra  7 --  de/ga/ce/la/sal/va/je  7
ju/gan/do/con/los/fier/ros  7 -- que/só/lo/yo/do/mi/no  7

un/cír/cu/lo/ro/ji/zo  7 --  sea/co/mo/dóen/el/ver/de  7
cuan/do/des/de/miiz/quier/da  7 -- tu/dies/tra/per/mi/tió  6+1
que/te/se/pae/se/pul/so  7 --  de/tu/ma/no/sen/ci/lla  7
ba/jo/laa/ri/dez/ro/ta  7 -- de/mis/de/dos/se/dien/tos  7

to/doen/mí/pal/pi/tó  6+1 --  en/ton/ces/y/con/fu/ria  7
el/va/cí/o/dis/pues/to  7 --  a/ser/al/fin/lle/na/do  7
con/un/po/co/de/piel  6+1 --  más/a/llá/del/pen/sar  6+1

pe/ro/su/pea/quie/tar/me  7 --  jus/toal/bor/de/del/triun/fo  7
per/mi/tien/do/queen/te/ra  7 --  man/ten/gas/tus/de/fen/sas  7
no/se/a/que/te/ga/ne  7  --  sin/que/túa/mi/me/to/mes  7



Suzanne Bernard - Mala vida


 "Sobre" todo eso, y "debajo" de todos yo. Tú me habías colocado en un punto, de algún modo, en un sitial de privilegio pero condicionado. Aquello de incondicional pudiera haberte parecido real a ti, incluso pudiste habértelo creído en su momento. Pero la verdad es que todos los riesgos que tomaste fueron seguros, en cada una de las decisiones estuvieron - no hay modo de negarlo - mi saber hacer, y mi poder hacer. Y al final, si la memoria colectiva como individual no falla, cuando arreciaron las exigencias tú asumiste el borrón y cuenta nueva y te fuiste sin escándalos.


A mí se me acentuó entonces esa tristeza complicada de los animales nocturnos. Fui sumando nombres a mis olvidos y restando más o menos ordenadamente días y fechas a la memoria de mis calendarios de perseguidor de imposibles; fiel y bondadoso, como un lobo que por estirpe jamás perteneció a ningún circo, mantuve la musculatura de mis silencios entrenando una espera noble, pletórica de miradas de las que sólo podrían dar fe un par de bibliotecas y, acaso, aquel bar de Belfast, en donde varias veces intenté no escribirte el mismo soneto sobre doscientas dos servilletas diferentes aquel diciembre sin cielo.


En el después, que terminó sucediendo, tú pretendiste nuevamente el engaño, nuevamente. Que habías cambiado, que incluso yo había cambiado. Yo te dejé hacer, recordando a una de mis primeras putas de mi adolescencia - una gorda pintarrajeada, llena de estrías, a la que terminé pagando porque estaba borracho, y no me iba a echar atrás, y uno tiene su honor -, y te dije que sí, y me diste lástima, y me di asco, y sonreímos los dos, y nos estropeamos un montón de años, y la culpa mía, siempre mía, porque los hombres son todos iguales, es tan sabido.  


Reclamo de falsa bandera - 101

Ya he pasado por esto demasiadas veces, y considera que con un par es suficiente para hablar de "demasiadas veces". No te voy a decir que me molesta, que me encoleriza, que me agobia y que me lleva a un nivel de decepción o alguna cosa así. No, antes bien, te lo agradezco. Y sin pose, de repente para que te duela más y termines por irte por las cañerías con todo este show tuyo que así te lo desbarato, con un gracias de cuyo vigor al menos un 50 por ciento debo emplear en escribir algo que ya me dije.

Treinta años atrás, cuando abandoné a Clodia por aquella beca, y soporté todo el enojo de su familia, sin que ella se quejase de nada y aceptase la ruptura con apenas algún llanto, no imaginé que casi exactamente al año la cosa sería casi exactamente al revés, con Lucienne. Fue entonces que conocí a Julio, que comencé a leerlo, que supe que 62, como modelo final, sería el último de los eslabones, puentes y puertas que me separarían y unirían y distanciarían de todo eso que gente, personas, seres como vos, llaman realidad "y que no puede ser, no puede ser".

Con esto te digo, te cuento, relato, te narro, que entiendo, que soy perfectamente capaz de entender y comprender cualquier tipo de reclamo, de dolor, de queja. En ese entonces, vamos, Lucienne ya tenía una casa y dos autos, servidumbre; yo apenas tenía para mis libros de estudiante... Pero, ¿sabes? Casi como a Clodia, no me pudo el resentimiento. Y, si alguna vez me ensució, lo fui limpiando, o me lo fueron sacudiendo, quizás. Esa es la diferencia de nuestros reclamos. Cuando a mí me preguntan "cómo te lo compenso", yo tengo una respuesta. Tú no. Tú no quieres te compensen.

Eres como una mujer despechada a la que le han puesto los cuernos. Sientes, frente a mí, humillación y, entonces, la necesidad de hacerme pagar por ese sentimiento, cuando, bien mirado, todo lo que hay es el curso natural de las cosas. Tú jamás abrazaste la sinceridad, yo sí. Tu hipocresía te hizo detestar la altanería de mi impudicia, nada más. Lo triste es que, a diferencia de Clodia, y de Lucienne, tú nunca destacaste en nada, en absolutamente nada, de ahí tu ahogo mayor, y esa imperiosa necesidad de maltrato, de maledicencia... un espectáculo lastimoso, con los años como agravante.

Sin embargo, hay algo peor, que supongo nadie que conozcas habrá de decírtelo; porque no tienes ni amigos con la honestidad necesaria, ni enemigos que te crean importante. Tú eres, en el fondo, un simple Tiberio en el ocaso. Un vulgar pervertido que no puede darse el placer de sus perversiones, y de ahí tu enojo para conmigo. En tu última exposición me acusas de muchas cosas, que son una sola. Me acusas de haber sido siempre todo lo horrible, lo bajo, lo asqueroso que, abiertamente siempre fui, y que quisiste y quieres haber sido y ser. Sin saber cuánto cuesta...


martes, 21 de junio de 2016

Ahora que es hoy (3)

01. Se podrían llenar cuadernos enteros con la historia de mis errores. No me enorgullezco de ello. Pero sigo intentando el gesto que los convierta en un acierto.

02. Molesto con mi error ¿por qué molestarme aún más escuchando a quienes sólo me repiten una y otra vez que me he equivocado sin indicarme qué hacer para reparar mi yerro?

03. La mentira que digo como niño sólo se volvió grave desde los ojos de un supuesto adulto.

04. Me encanta leer Historia, investigar el pasado. Pero estancarse en el pretérito es otra cosa. Limpiar la herida es una cosa, abrirla en vano una y otra vez es otra cosa.

05. Dice el refranero: se cela de lo que se teme perder, y se envidia lo que no se puede tener.

06. Catalina mirando a Ana Bolena: celaba del futuro de Enrique con ella.

07. Ana Bolena mirando a Catalina: envidiaba el pasado de Enrique con ella.

08. La fidelidad, como obligación, implica ya una trampa.

09. Mi linaje es de otra clase; de los que no se heredan.

***


Ritmo: endecasílabo.
Rima: sin rima

 Clasificación de versos
Acentos
Nombre
noes/tás/ya//me/to/ca/com/pren/der/lo  11
co/mo/se/le/com/pren/dea/la/tor/men/ta  11
cuan/do/se/des/pe/re/za/de/sus/an/sias  11
o/be/de/cien/doal/mo/do/de/su/si/no  11

no/te/lla/moy/nien/pe/do/me/lla/más  10+1
de/ma/ne/ra/que/que/doen/la/cor/ni/sa  11
ju/gan/doal/e/qui/li/brio/de/los/lo/cos  11
con/el/cie/loa/pre/tán/do/me/de/nu/bes  11

te/jo/muy/tor/pe/men/te/nues/tra/tra/ma  11
es/cu/chan/doel/er/ror/des/de/tus/ma/nos  11
sin/for/zar/teal/re/po/so/queen/mi/bo/ca  11

an/he/la/des/cu/brir/te/sus/co/lo/res  11
sa/bien/do/que/de/pen/de/del/la/ti/do  11
su/je/tar/tu/cin/tu/ra/con/mi/sed  10+1
2-4-6-10
1-6-10
1-6-10
4-6-10

3-6-10
3-6-10
2-6-10
3-6-10

1-6-10
3-6-10
3-6-10

2-6-10
2-6-10
3-6-10
Heroico corto
Enfático puro
Enfático puro
Sáfico corto

Melódico puro
Melódico puro
Heroico puro
Melódico puro

Enfático puro
Melódico puro
Melódico puro

Heroico puro
Heroico puro
Melódico puro

Asonancias: Ansias/trama, sino/latido.
Comentario: Consideremos estas asonancias como tales en tanto puede considerarse el poema como un soneto blanco y, por lo tanto, rige el rigor de "puro de lo puro". En lo normal, dada las distancia entre los versos implicados, no serían asonancias.



78. Posibilidad teológica

78. Posibilidad teológica

La suma de todos los movimientos permiten una velocidad de vértigo. La suma de todos los vértigos permiten una detención abrupta. Es difícil soñar la detención sin haber vivido el movimiento. 
Asira.

Lo bajo nos recrea los sentidos
fulgiendo su rojiza sutileza
en quien pierde sus manos y cabeza
por ignorar la paz de los olvidos.

Lo bajo nos recuerda a los caídos,
al aroma letal - naturaleza
del miasma que perdió toda aspereza -
del tiempo que se acaba en los oídos.

Así, no es el que cae quien fracasa
ni quien trepa la espuma de sus días
el que responde al Nombre del Misterio.

En las alturas, solo, el sol arrasa
con las oscuras pesas, con las frías
cadenas de quien "ve" su cautiverio.


lunes, 20 de junio de 2016

Ahora que es hoy (2)

01. Mucho se apura el que de pronto se da cuenta de cuánto se ha equivocado.

02. Hoy es un gran, gran día, porque hoy puedo cambiar.

03. Si tú eres tu propio juez, serás el primero en hallar paz, si eres lo suficientemente justo.

04. Si prestamos la suficiente atención todos somos capaces de descubrir lo que el otro necesita a corto plazo, y aquello que le servirá para siempre.

05. Kilos y kilos de fierros al mando de tus manos tras un volante ¿y no puedes desprenderte de unas monedas? Eres pobre.

06. Son las limitaciones, muchas veces, las que ponen de manifiesto lo ilimitado de nuestra creatividad. Así lo demuestran un montón de sonetos.

07. Prueba, por un tiempo, lo súper específico, lo híper puntual, y luego vuelve a mirar el bosque.

08. No cedas a la tentación de caer al pozo por intentar sacar de él a quien sabes que no podrás.

09. Lo que no has hecho, no has hecho. Concéntrate en lo que puedes hacer y hazlo de la mejor manera posible.

***


Ritmo: blanco, endecasílabo.
Rima: Sin rima
Clasificación de versos:

qui/zás/te/cau/se/gra/ciaes/ta/vic/to/ria  11
de/te/ner/me/pen/san/doen/lo/que/pien/sas  11
o/qui/zás/te/re/sul/te/co/moun/pe/so  11
in/tu/ir/me/tan/cer/ca/del/es/cán/da/lo  12-1

pue/de/bien/quees/po/si/ble/que/res/pi/res  11
sin/si/quie/raa/cor/dar/te/dee/sea/yer  10+1
en/don/deen/u/na/ho/ra/sin/tus/gen/tes  11
tehu/bie/se/re/cor/ri/do/to/da/ci/ma  11

lo/cier/toes/el/si/len/cio/que/sea/gol/pa  11
en/mi/va/so/des/coth/sin/tu/mi/ra/da  11
es/te/dra/gar/el/hue/co/de/la/no/che  11

mien/tras/te/vas/dur/mien/do/sin/tes/ti/gos  11
que/se/pan/es/cri/bir/cuál/es/el/pul/so  11
de/la/fer/ti/li/dad/que/tea/cur/ru/ca  11
Heroico corto
Melódico puro
Melódico largo
Melódico puro

Melódico corto
Melódico largo
Heroico corto
Heroico largo

Heroico puro
Melódico puro
Sáfico corto pleno

Sáfico corto pleno
Heroico largo
Vacío puro

Asonancias: Victoria/agolpa.

domingo, 19 de junio de 2016

Ahora que es hoy (1)

01. ¿Qué manos de qué dioses habían preparado el encuentro de nuestros ojos esta noche?

02. Esa manera de ser algo definido para desde ahí ir mutando: una esencia que consiste en adaptarse y cambiar.

03. ¿Cuánto más habrá que estudiar el ADN hasta descubrir cómo hacer para que nuestros hijos nazcan riendo?

04. Entre la "creación" de Adán y el nacimiento de Caín hay, entre otras cosas, un "llanto" de diferencia.

05. Dijeron, con la tradicional mirada burlona, "pobre soñador". En su ilusión no sabían que para soñar es necesario, primero, conocer la realidad.

06. Una dicha de lobos bajo la luz de tres lunas. Así mi contento cuando sospecho tu mirada.

07. Más me quema el frío en las mejillas, más me entumece los dedos, más calor consigo desistiendo de cualquier detención.

08. La ignorancia es dicha dice el refrán. Y también las telefónicas que cobran lo que quieren en los países pobres.

09. Los atajos, como resultado del trabajo de la inteligencia, difieren de las trampas, arte barato de la viveza.

***


Ritmo: blanco, endecasílabo.
Rima: Sin rima
Clasificación de versos:
cuan/do/tie/nes/en/cuen/ta/ca/da/co/sa  11
es/que/na/da/fi/nal/men/te/te/pe/sa  11
con/el/mo/do/sen/ci/llo/deu/naes/pal/da  11
que/tras/diez/mil/a/zo/tes//loig/no/ra  11
el/pin/cha/zo/su/til/ya/ca/soab/sur/do  11
deun/mos/qui/to/bus/can/do/per/vi/vir  10+1

cuan/doe/res/tal/que/quie/res/al/go/más  10
a/su/mes/que/laau/sen/ciaes/la/de/siem/pre  11
que/la/no/che/co/mien/za/sin/su/nom/bre  11
tras/pa/san/do/la/puer/taen/tre/son/ri/sas  11

cuan/do/te/sa/bes/lle/no/de/ro/tu/ras  11
y/ca/paz/de/be/ber/de/sus/he/ri/das  11
es/que/le/sa/bes/le/jos/co/mo/cer/ca  11
al/fi/nal/de/tus/de/dos/sin/su/pu/bis  11
Melódico pleno
Melódico puro
Melódico largo
Sáfico largo
Melódico largo
Melódico puro

Heroico pleno
Heroico puro
Melódico puro
Melódico puro

Sáfico corto pleno
Melódico puro
Sáfico largo
Melódico puro

Asonancias: Cosa/ignora, sonrisas/heridas.



sábado, 11 de junio de 2016

17- Argentina 78

17 - Argentina 78

Magy declaró que Menotti era un churro y que era su amor, de movida. Henrrieta comentó alguna cosa respecto de Brasil, y el viejo directamente no dijo nada (porque costaba para que hable, como que siempre estaba pero sin decir; tenía su momento para verbalizar las cosas). El asunto es que comenzó el mundial y, aunque yo no entendía bien todavía lo que era el fútbol, capté que comenzaba lo mejor de lo mejor, en lo que al tema de la esfera comprendía. Anote aquí, escribano, que a esas fechas, yo jamás había asistido a un partido de liga, imagine usted.

De manera que el espectáculo del montón de papelitos cayendo y el de la multitud en las graderías me superó completamente, y sólo con el transcurrir de los partidos lo pude ir procesando. La otra novedad fue lo de la transmisión sonora, es decir, el relato; claro, no sólo veías el partido, sino que lo relataban y comentaban con lo cual cada encuentro se hacía aún más dramático. Aparte, me fui enterando del tema del off side, de que los equipos podían hacer cambios, y que el técnico podía dar direcciones ahí, a un costado del campo. No tenía idea yo.

No fue la segunda revelación, pero fue algo muy intenso y lo puedo resumir en una palabra, un nombre de batalla: Kempes. Cuando lo vi jugar y definir yo dije que su equipo saldría campeón, y fue una certeza como que a la noche le sigue el día, así, certeza. Desde ahí me fui por Argentina y fue mi favorita a ganar el torneo, pese a que nadie de mi parentela, salvo Magy por su enamoramiento por Menotti, se había volcado como yo y de arranque. Calculá lo que fue cuando Kempes llegó a la final y entre mi gente apostaron.

Kempes y los relatos desataron una especie de locura dentro de mi cerebro, o algo así. El caso es que me pasaba con mi pelota en la mano viendo los partidos y, cuando el equipo contrario tenía posesión del balón, yo salía al patio convertido en Kempes, eludía un montón de defensores y marcaba golazos contra la pared. Como no había relator en cabina alguna, también hacía de relator. Lo tenía todo, el estadio lleno, la habilidad invencible del delantero, y un relator, todo en mi mente, y en mi cuerpo, claro. Lo que no me esperaba era pensar en perder.

Una final, fue ahí que aprendí, es otro partido. Yo tenía cierto embole porque no faltó un tío que dijo que todo el torneo estuvo arreglado, que era como mancharme a Kempes, y me dolía no tener con qué contestar. Pero mejor que haya sido así, porque es así cómo se ven los guapos, en el durante y en el después. Pudimos haber perdido (Kempes y yo, o la Argentina y yo), pero no, ganamos. Y podrán decir lo que quieran los que jamás estuvieron en una final, pero una pelota por el palo no se puede comprar. Ni yo podría.

Espejeo invernal 5 (cierre)

01. Un pequeño orden es saludable para casi todo, de hecho todo plan exige un ordenamiento. Pero el orden no es un fin en sí mismo.

02. El desorden, la desprolijidad, no es sinónimo de creatividad. A veces sí de dejadez y de mal gusto.

03. El orden no sólo se refiere a lo espacial, sino también a lo temporal. Ser impuntual es ser desordenado.

04. Sonríe y los confundirás. Interésate por ellos y los sacarás de quicio.

05. La manera en que reaccionamos cuando nos señalan un error nos define como posibles maestros o como aprendices eternos.

06. Robert Dudley compartió con Isabel los terribles días de cautiverio en la Torre. Para una reina, como para todos, la lealtad es invaluable.

07. Nada como los bríos después de un buen descanso, y nada como la sensación de contento en el cansancio tras la tarea bien hecha.

08. No hay otro secreto que la milla extra. Quizás, sí, algunos detalles, pero todo lo demás viene por añadidura.

09. Tú tan blanda, que por eso me esculpes.

Y ahora un soneto


Y su análisis:

Ritmo: endecasílabo
Versos: Aleandrinos (2 hemistiquios de 7 sílabas métricas)
Rima: Sin rima (ojo de nuevo)

vos/te/nés/lo/pre/sien/to  7 - u/na/fra/gi/li/dad  6+1
que/no/te/per/mi/tís  6+1 - pro/yec/tar/en/el/ai/re  7
al/es/ti/lo/deun/roc/y  7 - queen/si/len/cio/so/por/ta  7
los/gol/pes/queel/en/tor/no  7 - in/gra/to/le/pro/pi/na  7

yo/tees/cu/cho/de/cer/ca  7 - fin/gien/dou/na/dis/tan/cia  7
pro/pia/de/los/a/mi/gos  7 - quees/qui/van/in/va/dir  6+1
el/lu/gar/yel/mo/men/to  7 - en/que/teen/cier/ras/le/jos  7
de/con/se/jos/i/nú/ti/les  8-1 - queig/no/ran/qué/sen/tís  6+1

co/mien/zoa/pre/sen/tir  6+1 - que/me/sa/bes/po/si/ble  7
más/a/llá/de/mis/lu/ces  7 - por/que/sa/bes/los/da/ños  7
que/tam/bién/fi/su/ra/ron  7 - el/bri/llo/de/mis/o/jos  7

y/que/qui/zás/in/tu/yas  7 - que/lo/mí/oes/es/pe/ra  7
al/prin/ci/pio/nu/bla/do  7 - deun/o/cul/to/ca/mi/no  7
queal/re/cor/rer/lo/dos  6+1 - es/queen/cien/de/su/luz  6+1


Comentario: ¿Qué pasó con los versos 6 y 8 en cuanto a la rima?