Printfriendly

martes, 31 de julio de 2012

Abstention


Abstention

Enough with senseless and aged perversion
Let the people to continue with people
That following their paradigm, the mind,
This may find its expression in solitude.

Don’t look or run away from anybody
That your smile will be what touches me most
To turn around to whom denies more
If happy hours you can make yours.

Even though the abyss seems very deep
Neither the tide kisses the mountain
Nor the truth needs trick

To move the spider into action
That when it hurts, always hollows in rage
Eats a little and goes on without regret.

domingo, 29 de julio de 2012

The protected



Once more, we will listen attentively
The insolent torrent of your steps
And after filling the very dirty cups
We will see the serenity in your crying.

We will give them an entire onion
We will deny the apple on time
So that, not being early in the morning
The hour when their already meager essence

Turns their past in fragile leaf
Letting it without chest for wind
Without strength for any recoup

Like the wanderer who very thirsty
Exposes his ragged appearance for a drink
As if he were agile to change.

Silvio Rodríguez - Código de la niñez y la adolescencia

Ficha del libro:
-------------------------
Título: CNA – Procedimiento general – Caracteres, principios y estructura
Autor: Silvio Rodríguez
Editorial: Intercontinental Editora S.A.
ISBN: 978-99953-34-96-3
Nro. Páginas: 336
---------------------------
          El conjunto  de pasos que obligatoriamente tienen que seguir las partes involucradas en un caso constituye un aspecto fundamental de cualquier ordenamiento jurídico, el cual, aquí, recibe el nombre de Procedimiento. Es con el análisis de este procedimiento que inicia el libro, en donde se exponen los fundamentos teóricos (el espíritu) en los que se sostiene la normativa, la distancia entre el deber ser y lo que realmente es posible realizar en determinados contextos, como también las consecuencias que devienen de la inobservancia de lo establecido o de su incorrecto cumplimiento, partiendo desde el por qué hasta arribar al para qué.

          Asumidos los criterios que hacen a lo procesal, la segunda parte del libro se ocupa del Régimen de convivencia y de relacionamiento, en donde tras una breve y precisa contraposición del histórico mediato con el contexto social actual encontramos la incontestable situación de la relatividad de los elementos en cada juicio, por un lado, y la dimensión de lo que significa “el interés superior del niño” por otro. La problemática que importan la carencia de recursos humanos y la supremacía del criterio razonado por sobre la letra son dos aspectos que, siendo bastante complicados,  son abordados arrojando luz sobre la sombras.

         En la tercera parte, dedicada a Los juicios de ofrecimiento, aumento, disminución y cesación de la asistencia alimentaria, se describen las diferencias esenciales entre cada una de las posturas indicadas en el título y la inteligencia necesaria para la consecución de la finalidad última que no es otra que el equilibrio - o justicia -, entre el que recibe y el que da. Se marcan aquí los graves conflictos que surgen como resultado de un sistema económico en el que la informalidad (suscitada por tonteras, hay que decirlo, impuestas por la formalidad) juega muy en contra de una posible resolución indiscutible.

          En Ejecución de sentencia y en Medidas cautelares de protección en el C.N.A., apartados que precierran el libro, volvemos a hallar la antigua lucha que significa la búsqueda de lo equitativo, que se vivencia entre la limitación que significa toda ley y la libertad que la misma defiende como, por supuesto, el casi ostentoso peso de la forma contra el fondo que propulsa. Lo terrible de privar y lo esplendoroso de liberar pueden darse muy al revés de lo que diga una sentencia, y son estas aristas las que tenemos enfrente, como si lo que importase fuese el otro, no uno.

        Muy aparte de todo, Silvio Rodríguez dibuja su serena pasionalidad y una línea de pensamiento envidiable, en el sentido de que nos deja saber cómo son las cosas al tiempo que señala posibles vías de resolución para que marchen mejor, señalando fortalezas y debilidades ahí donde sólo podrían caber dudas. Que cada apartado tenga una jurisprudencia en la que él va implicado nos refiere a involucración, compromiso, y a una intelectualidad ligada a lo humano, al difícil y extremo arte de ponerse en el lugar del otro para desde ahí expresarse con amena sencillez sin permitirse una hueca e innecesaria solemnidad.

jueves, 26 de julio de 2012

Repose


Repose

Good and slow, but distant
Such as sweet, ignored dreams
Like bitter forgotten desires
For a radiant head of hair

Able to pass through the eyes
From which once it was distinguished
In its inside wanted to vanish
Such as anguish that in cripples

To their hands impel to seek
The stones with which they can injure
To the athletes that will sigh

The summer in which they will die
Without suspecting that they will survive
For never allow to be perturbed

sábado, 21 de julio de 2012

Fernanda Pivano - A mí lo que me gusta es rascarme los sobacos


Ficha del libro:
-------------------------
Título: Lo que más me gusta es rascarme los sobacos
Autor: Fernanda Pivano
Traducción: Joaquín Jordá
Editorial: Anagrama S.A.
ISBN: 84-339-1256-9
Nro. Páginas: 104
---------------------------
Lo que más me gusta es rascarme los sobacos
por Silvio M. Rodríguez C.

          Un poco menos de la mitad del libro está dedicada a una suerte de introducción tanto a la obra como a la personalidad de Bukowski. En esta primera parte de lo primero que uno se da cuenta es del nivel de involucración de Pivano para con la persona, para con el hombre como personaje vuelto símbolo y significado de sí mismo. La autora expone sus puntos de vista, sus criterios comparativos y, sin ningún temor arriesga y establece algún juicio,  con toda la seguridad que otorga ese “haber estado ahí”, esto es, el haber transitado por los libros de su entrevistado.
  
         Uno se da cuenta de que en ningún momento se detiene a recorrer lo anecdótico como lo hace quien se place o quien busca la venta explotando el morbo. Uno percibe que al sostener tal o cual afirmación, estableciendo posibles relaciones o correlaciones entre el estilo literario de Bukowski y el de otros colegas, no lo hace con el afán de afirmar erudición o sapiencia, sino que hay ahí un deseo de saber, auténtica ganas de aprehender. Así, cuando Pivano marca las semejanzas de Bukowski con Hemingway, o cuando se refiere a su alcoholismo, erige un razonamiento crítico como también afable.

         En la entrevista, sobresale el tono casi amigable (por poco impensable en Bukowski) y en ocasiones desafiante, en un tuteo que sólo cabe cuando el entrevistador es capaz de lograr del entrevistado, merced a un sólido conocimiento de causa y obra, el suficiente grado de apertura, en donde no faltaron ni los guiños ni las bromas; que vamos, en un momento Fernanda deja saber que con 63 años no le daba a la televisión. Con esto voy marcando todo el buen ambiente predominante logrado por Pivano, que fue quedando por encima de toda esa previsible hostilidad del terrible genio de Bukowski.

          Respecto del contenido de la entrevista, lo registrado allí es indispensable para comprender en mejor medida los resortes que impulsaron la escritura de Bukowski. No le estoy negando aquí a ningún lector entrenado su capacidad de estipular posibles fondos, no; pero en cuanto a las formas precisas por las cuales algunas determinadas acciones y reacciones tuvieron lugar y manifestación, es en cuanto a estas formas en donde me parece que saldrán bien pagados. Todos podemos, finalmente, apreciar y deducir el origen de cualquier hipertrofia, pero conocer si la misma fue a causa de aparatos o fierros amplía la capacidad de comprensión.

          Es un gran ida y vuelta, sobre todo si partimos de que al entrevistado no le generaba dicha (por decirlo así), sentarse a hablar de literatura y que prefería, si acaso pudiera ser una preferencia suya, contestar acerca de algo concreto y cotidiano, antes que a cuestiones de estilo y técnica. Entrar en su mundo, asumir su vocabulario, sus colores y, desde ahí, cuestionar, plantear y dialogar acerca de ese territorio al que el común de los lectores quisieran acceder es todo mérito de Pivano. Mostrar lo inasequible y desnudar a quien nunca se arropó requiere un talento para nada común.

jueves, 19 de julio de 2012

Temptation


Temptation

Without anybody under the eternal sun
Without peace or measure of time
The skin empty from flares
To argue causes to the Avernus



To waste the nap of devil
That in man’s normality
With caresses hides his name
Calling to him from the barn.

And pushes only the mind
Toward the rims of the cliff
To see if the maimed trapeze artist

Can reach something to the border
Of which subjected like a cloak
Wraps up the risk that he lifts.

martes, 17 de julio de 2012

September 7


A long way, such as it, and much more
Where one who starts well, very often
Not even for his praying can get farther
- Preventing always the role of commander –

But not trailing behind due to his tumbles
As those who really get stuck in the way
From the land didn’t reach the sea
Despite of those worn out sandals.

Because it isn’t easy to live so long
When in the pocket very little remains
To make radiance from the smoke

The right brightness of a joyful fragrance
The act for which from the cloud of dust
The gift of “I am listening” is given away.

jueves, 12 de julio de 2012

Gospel



In the beginning it was amazing
And in the later a terrible fear
When for imagining the tremor
It lacerated to the splendorous

The intense brightness of blaze
That I felt as intending to possess
For the pale vanity of believing
That I was the master of the craft

That he had still not departed
Toward a destiny to that constancy
That would cover with excellence

To one who without pretending
Would get to attain the distance
Between the created and produced.

sábado, 7 de julio de 2012

José Félix Carrillo - Antología Poética

Ficha del libro:
-------------------------
Título: Antología Poética
Autor: José Félix Carrillo
ISBN: 99925-3-159-2
Nro. Páginas: 121
---------------------------

Antología Poética
por Silvio Manuel Rodríguez Carrillo

          Partir de la cristiana creencia de que el mundo fue creado por la palabra, sirve para echar luz acerca del esfuerzo egoísta e impúdico que realizan los que la sirven para dominarla. De entre los artistas  sobre todo el escritor, y de entre los escritores sobre todo el poeta,  es quien comúnmente más temprano o más tarde termina comprendiendo que tiene la carrera perdida, que, al igual que el más sofisticado y entrenado de los solistas su sed de perfección jamás será abrevada, porque lo que busca es móvil e inasible, mientras el verso, aunque señale aquello no alcanza a fijarlo.

         Los cuatro apartados de esta antología exponen el resultado de tal búsqueda, ofreciendo al lector los hallazgos como la huella de lo andado, a través de un dibujo amplio y libre, en el que se transmite tanto la futilidad como la gravedad del tiempo, la maduración y hasta la mutación de las emociones, como la idealización vuelta conceptualidad desde la aljaba del autor. “No,/ yo no bailo…”, dice su loca en “Marinera”, y en una sola sentencia se nos pone enfrente aquello que por anormal, aunque real, cabe en ese ámbito en donde los sentimientos no podrían someterse a juicio alguno.

          En “Muchacha de Diciembre” encontramos un “eras música y miedo.”, “ese signo de búsqueda inconfesa/ de hombres no pronunciados”, versos en los que se aprecia la inagotable danza entre lo sencillo y lo inefable, y que suele darse cuando el sujeto es el otro. Si vamos al yo, “Me interrogan los espejos.” constituye por sí toda una escena que, extendida a “a la vanguardia/ los groseros estandartes,” y ese brutal “Fue triste, fue imponente…” nos permite una primera idea de a por cuánto fue y va Carrillo, desde la sensible percepción íntima hasta el logro de su expresión mediante las grafías.

          En “La rosa ausente”, fogonazos como esa “alegre feria de despojos”, “se sabía impensada y se engañaba”, “y a ese otro verdugo:/ el tiempo” nos terminan de acomodar en el esquema de ida y vuelta entre el autor y su entorno en el que los trazos no tienen un recorrido fijo, sino que son guiados por la emocionalidad espontánea y sustentados por la imaginería. Con “Refugio en la buhardilla”, último apartado del libro, nos encontramos con las manifestaciones más densas e intrincadas, las que precisamente por ello y al ser dichas, es que comprendemos que finalmente somos más universales que particulares.
    
         Aunque José Félix advierte que los textos presentados no se rigen por una cronología tirana, de todos modos se percibe el transcurso del almanaque y sus implicancias. El lector avezado sabrá escuchar la edad de los poemas, visualizar la territorialidad de cada uno de los gestos y, sobre todo, disfrutar de la tensión del arco antes y después de ser lanzada la flecha. Sé que en este caso las musas no cesaron en su empeño, y que las letras continúan concediéndole oportunidades al poeta, así que por mi parte quedo en activa espera del siguiente libro, al pie de las Termópilas.

jueves, 5 de julio de 2012

In her way she was


In her way she was

She wanted me to reach to that place
Where for years I had set my eyes
But, at a foreseen time
She suddenly understood that to play

In the clear adjacent background –
Was the spark that lit her desire
Of which on the fleeting Lethem
Someone turned shallow the deeper.

Remains for me, to never judge you
For foreseen her in the future
After one or another wall

When everything is so, so difficult
For the intensity of purity
I returned to the faith that anyone can maim.

martes, 3 de julio de 2012

Poor feet



Believe that I have a limit
From which it will be very simple
Of a verse, write a refrain
Even if I am the one with greater approach

Something that could always remain
Between memory and fantasy
While you, being the person whom I loved most
For knowing well you would get burnt

Soon you put shoes on your tender feet
Avoiding grass, stony ways
Nature among walnut trees

As if the numerous trash piles
And the old lachrymal fissures
Could perhaps prevent the harvest.