Printfriendly

sábado, 18 de agosto de 2012

Arantza Gonzalo Mondragón - Barca Varada

Ficha del libro:
-------------------------
Título: Barca varada
Autor: Arantza Gonzalo Mondragón
Editorial: Lulu Editores
ISBN: 978-1-4717-1018-6
Nro. Páginas: 102
---------------------------
Barca varada
por Silvio M. Rodríguez C.

          Según leí alguna vez, a Julio Cortázar le dijeron que la novela siempre gana por puntos, mientras que el cuento debe ganar por Knockout. Cuando comencé a leer a Arantza recordé esta sentencia porque una de las características de su expresividad es la concreción sin rodeos del mensaje que aborda, esto es, cuando un verso o una estrofa transmiten con claridad una emoción sin prescindir del marco espacio temporal en el que ella sucede. Dentro de esta característica cabe marcar que lo resolutivo no aguarda al final de un poema, sino que lo va constituyendo, a manera de luces sin pestañeos.

         Al tiempo, algo que no se debe dejar de considerar es el hecho de que la construcción de un poemario de por sí implica el riesgo de desgaste por parte del autor, porque mantener el enfoque en un cuadrante juega contra la dispersión, falsa y natural amiga de la amplitud. En este sentido, Barca varada resulta en una suerte de ejemplo de cómo es posible girar y avanzar alrededor de un punto, explorando los diversos matices con los que se concibe la realidad, la cual muta, junto con quien la dice, en una interacción constante que fusiona a ambos en protagonismo.

        “El mar era emoción y yo era el mar”, es el primer verso con el que el libro nos recibe, y que nos ubica tanto en el estilo como en el fondo general, en el que encontramos un intenso juego o lucha, entre el deseo de libertad y/o liberación nacido de la sensación de sujeción (“Somos fantasmas,/ enfermos del pasado,”), los posibles espejismos (“pero luego vino el hacedor de milagros/ que volvía cuadrados los círculos”),  y  la siempre terrible premonición de las concepciones ajenas “Creían que llevaba una estela/ y lo que arrastraba era una colección de nuncas.”, por una parte.

         Por otra, Arantza logra construcciones como “y cuando más clara vemos la salida/ más aceleramos hacia el fondo del pozo”, o aquella “Y fue el mismo cielo su cariño,/ como fue el mismo infierno su locura.”, en donde, bien leído, tras haberlo vivido, uno se encuentra nadando en vitalidad pura, respirando con la autora el intento y la apuesta, de repente sin saber u olvidando que con solo poner un pie adelante ya tenemos el camino ganado. De sus alas, ella misma nos dice “Las utilizo para agrandar el salto/ que me libera de las heces que piso,/ siempre hacia adelante”.

          El detalle, nada pequeño, que enriquece el libro, es la colección de fotografías de César San Millán, las cuales, ya en colores, ya en escala de grises, acompañan y recrean en buena medida los textos, logrando un conjunto armónico y particular. Conjunto que nos lleva del mar al cielo en un vuelo en el que no se nos priva ni del dolor de las estrelladuras, ni del placer de volver a superar una y otra vez a Cronos y a uno mismo. Todo, de la mano firme hasta la rudeza, y fraterna hasta la ternura, de una poeta preñada de presente.

jueves, 16 de agosto de 2012

The responsible ones


The responsible ones

You who bear the weight of seeds
Living among those who ignore them
Maiden with robes sewn by others
Prince of hail and grass

You who know the way to obtain what others lose
Let see if you talk about not being able to break
Of errors that are impossible to collect
Of vanities stinking terribly

In the skin of one who knowing what he tries
But he doesn’t separate his name from his acts
As if he really were more than a man

Something more than a letter in an envelope
Temporary struggle that travels far on
The desire that nobody ever deceives to him.

miércoles, 15 de agosto de 2012

The gift



Not because you attained it
That you made a lot to obtain it
Take the necessary pause to understand,
That you didn’t attain it, all was given to you:

The idea and its fundamental extreme
That emptiness and the way to fill it
Its name and the power to invoke it
The magic of brick and cement

The right hour giving with its sound
The light that rests on the roof
When the others didn’t leave yet

After having traveled so much
And much further, but only, having whispered
What already have ended to be unknown.

Empiezo a visitarme - Guillermo Bedregal García



Ficha del libro:
-------------------------
Título: Empiezo a visitarme
Autor: Guillermo Bedregal García
Editorial: Plural Editores
ISBN: 99905-0-048-7
Nro. Páginas: 197
---------------------------
          Una de las satisfacciones que tiene el lector se da cuando se encuentra con una voz que se distingue con claridad, cuando da con un autor que logra expresarse con un estilo propio y distintivo, sin que esto transmita alguna cuota de esfuerzo y menos aún de agobio en la generación y resolución de sus construcciones. Tal es el caso de Bedregal García, que en los tres poemarios que incluye este libro llega y nos lleva al límite de su propia mismidad, a través de una lírica cerrada y al tiempo desbordante mediante la cual cada idea queda mucho más potenciada.

          “Empiezo a visitarme”, primer poemario, lleva, entre otros señalamientos del autor, “Verdadero descubrimiento de La Paz. Soledad”. Aquí, desde fuera podemos suponer sin temor a errar el impacto que importa el volver a una ciudad tras haber habitado en el extranjero, y desde ahí adentrarse en las simbologías y significantes de muchas de las construcciones que hacen a “la ciudad”. Sin embargo, quizás por aquello de que es lo particular lo que nos hace universales, el tratamiento y presentación del ámbito espacial y temporal como cuadro que hace suceda lo emocional nos hace empatizar y convivir con la visión del autor.

         En el segundo poemario, “Enormidad del frío”, encontramos una suerte de búsqueda, si no ya investigación exhaustiva del autor acerca de sí mismo, pero, no sólo desde sí, sino desde el o los otros que le rodean, rozan o cercan; como también su mirada sobre la dimensión de lo externo al conectar, de mil modos, con él. A veces, solos somos diferentes que acompañados, tanto tú, como yo, o cambiamos un poco de tonalidades. Bedregal García explora estas tonalidades, y le es temprano para unos ojos ajenos, o necesita robarle su vestimenta al agua, todo, por capturar el tiempo, apaciguando relojes.

          El libro cierra con el poemario “Para el recuerdo del olvido”, en el que el autor profundiza con absoluta soltura nuevas y anteriores búsquedas. En la construcción “la presencia de ti en el muerto,/ mi existencia entre su tiempo y tu calor”, o aquella “Sólo con contemplarte algo o alguien se posee./ Pasas a ser motivo del abismo,/ y me duele el costado más olvidado de tu luz.”, por marcar algo, vemos cómo con sencillez se nos pone enfrente variables enormes desde un punto de vista que ofrece tres escenarios, dejando expuesta la posibilidad de que lo múltiple conforme la unidad.

          Desde lo poético, “Empiezo a visitarme” es un conjunto de poemas complejos en donde la libertad del ritmo va de la mano con la expresividad lograda, y en donde, casi paradójicamente la variedad de construcciones resaltan la sujeción a un intimismo constante. Desde lo literario, constituye una lectura que van a disfrutar los que tienen el hábito de cuestionar (y hasta problematizar) el origen último de las emociones y su manera de llegar a ser manifestadas, como también aquellos que gustan de encontrar una lógica aparentemente imposible entre aquello que salvo por una mirada profunda no pudiera llegar a tener conexión.

jueves, 9 de agosto de 2012

Humility and Humiliation


Humility and Humiliation

The dust wants a kiss of pride
So that by humility it can be lifted
When the years don’t let us wait
When the child stops being a bud.

For this, when you bow before God
You must consider the far call
Of a man humiliated by another
And to whom you were thinking to say good bye.

Remember slowly during the night
That the day of a child lasts years
That there aren’t wipers for certain wounds

That some acts can’t be cleaned with baths
When they result in so much damage
That only could remain in the space.

martes, 7 de agosto de 2012

Knowing that


Knowing that

In your life, I can’t remain
As the air already tears me
To save myself I lose the grip
And I can’t follow or deprive me.

I know there will be horrible destructions
That their spikes will try to nail me
As if someone can confess me
Who was the one who said more than expressible

When crude fears and anxieties
Suddenly desisted from pain
And to steal from the sea its color

Because of that skin of cloves
That for being brave carried the goshawk
When it sculpted with rude claws.

sábado, 4 de agosto de 2012

Before it happens


Before it happens

If you don’t demonstrate precisely and on time
How will you know they will be on your side
From your enormous night of suffocation –
For knowing to value the same wind

That scratched your face of humanity
When trembling, you moved away from the sun
For burning valuable instants speaking
Without letting you touched by sincerity?

Worthier is what you can clearly understand
If they will defend you for esteem
Or if they will join you just for your pain

And you assume that all of them will be demanded
The effort for which they will self-exempt
Without considering what you can adjust.

Juan S. Paredes - Síganme hasta la conquista del objetivo final

Ficha del libro:
-------------------------
Título: Síganme hasta la conquista del objetivo final
Autor: Juan Simón Paredes
Editorial: Imprenta Salesiana
ISBN:
Nro. Páginas: 109
---------------------------
       
         La historia comienza el 13 de enero de 1939, cuando nace Juan Simón Paredes en la Colonia Obligado, departamento de Itapúa y,  desde ahí, con el dato de que el acta Nro. 4 fue confeccionada el 28 de marzo de 1951 uno puede ver desde fuera esos días en los que se podía cruzar toda la infancia sin necesidad de cédula de identidad, porque claro, eran días en los que justamente, la identidad no estaba representada por un papel plastificado y un número de serie, sino por la trayectoria propia y la de la familia que a uno lo fue criando.

          Apenas iniciado el libro tenemos una fotografía familiar a color en donde aparece el protagonista junto a su familia primera y, apenas unas páginas después, una impactante toma en blanco y negro del día de su boda, presentándose un juego entre la movilidad del tiempo (avances tecnológicos incluidos)  y la permanencia de uno de los valores que siempre caracterizaron a Paredes: la fidelidad. Una fidelidad aprehendida en el seno familiar, sin duda, pero reforzada y sostenida por la experiencia del amor, que tan bien suele ordenar las demás piezas cuando la intención que guía los actos tira para el lado claro.

         Al repasar su carrera, considerando tan sólo la diversidad de destinos geográficos que le tocó transitar y los diversos objetivos a cumplir en cada misión, uno más que nada se pregunta el cómo se hace, si cuál la técnica, cuál el método. No hace falta razonarlo demasiado porque el autor mismo nos da la vía cuando dice “con la disciplina, honestidad, dedicación, coherencia, amor, celos, puntualidad, respeto, iniciativa y justicia”, evidenciando con el ejemplo vivido que la distancia entre el deber ser y lo que uno es necesariamente se allana, se toma y se domina ejerciendo en ello una imperturbable constancia.

         Aunque lo anterior pudiera parecer difícil de llevarlo a la práctica, más difícil aún resulta aferrarse al propio estilo de vida resultante, cuando si no la propia carrera el futuro de ella está en juego. Marco esto en relación a los hechos del 2 y 3 de febrero del 1989, ahí cuando el protagonista piensa, siente y decide, asumiendo todas las consecuencias a sabiendas que aunque la decisión es solitaria los resultados afectarán a más de uno. Alta emocionalidad y humanidad se vuelcan en el recuento de este punto histórico que difícilmente olvidaremos los que estuvimos en Asunción en esas fechas.

          Si bien esta biografía  está contada con la carga sentimental que implica repasar una vida desde dentro, no deja de aparecer en ella la parte intelectiva de Paredes, como también la exposición imparcial de diferentes puntos de vista ante una misma situación. Anécdotas jocosas no podrían estar ausentes, y sirven para redondear el carácter del actor, que a lo largo de su trayectoria ha sabido comprender y valorar sus posibilidades, explotando el conocimiento de la cuota de sacrificio muchas veces necesaria, como disfrutando del buen humor del que nunca careció. Todo un regocijo saber un poco más de un hombre notable.