Printfriendly

jueves, 22 de enero de 2015

Cu hi d fu

"Llega un punto  en el que el que vive como lo que no es,  sólo a sí mismo se hiere."
Andrea.


Era entonces enorme aquello que anhelabas
la humana mansedumbre como joya
en la cual gravemente y sin pesar se apoya
quien callando contiene a sus pasiones bravas.

Un juego, así, de sed que no se cura
de gesto que no alcanza a nacer verdadero
y por ello se muere como muere un viajero
en una tierra extraña la noche más oscura.

La culpa, enarbolada en consejos errados,
te ofreció una verdad de soles y planetas
llenándote de estigmas, de axiomas confundidos.

Y por buscar el verbo con los ojos cansados
terminaste extraviado entre puertas secretas

que nunca se habilitan a débiles y heridos.