Printfriendly

martes, 31 de marzo de 2015

¿Tacordás de eso del bien y del mal¿

105. ¿Tacordás de eso del bien y del mal?

Memorando a Dione Fortune.

Si el invierno y su frío nos invaden la sala
qué "bueno" nos resulta el calor de la hoguera,
pero si una chispita se sale de los leños
y nos quema la casa, lo tomamos a "mal".

Se nota, si me sigues, que el texto se limita
a fuerzas en acción, a cómo moldeamos
eso que nos rodea, eso que no aprendimos
a entender nos sucede por acción u omisión.

Cada cual puede ser una llama candente
o quien cuida que ella jamás se sobrepase,
y también ambas cosas, si uno se da los modos.

Incluso se permite ser el eterno torpe
que de todo se duele y por tonteras sufre,
pues la viña es tan grande que a todos da su sombra.


lunes, 30 de marzo de 2015

Me cago en la rima

52. Burla 5

M e imponen este tipo de tarea
e nlazar florecillas con infiernos
c azar de qué color son los inviernos,
a ver si dejo envuelto todo esto en una idea.

G ana en mí tal deseo que me alza y me golpea
o liendo a vanidad, a egos eternos,
e mprendo unos discursos subalternos
n adando hacia la puta medio fea.

L anzado así a la joda más vacía
a lcanzo la estupidez, la esperanza
r adical y sin arte de hablar al pedo santo.

I rradiando tonteras y haciéndome del guía
m e miro sin escrúpulos la panza

a legre de no ser siempre un encanto.

domingo, 29 de marzo de 2015

Condicional

Si supiese la angustia que esconde cada verso
cuánto temblor y duelo habitan en mi voz
quizás entendería  cómo logro el reverso
de una negrura amarga, venenosa y feroz.

Si leyera el diagnóstico que me dice "abnormal"
puede ser que me intuya los fantasmas que empujan
por detrás de mis hombros la cicatriz final
buscando conseguir que mis ideas crujan.

Si acaso no me huye y permite le ame
alcanzar esa cúspide gloriosa de su vientre
catando con los míos  el modo de sus labios

puede que yo termine de ser el siempre infame
y aquietado en su pecho finalmente me encuentre

con el contento indócil al que acceden los sabios.

La razón de mis historias

Hay por ahí lo grave y contundente
buscando perforar dentro del hueco
otra escala de huecos, con vacíos
erigidos de ausencias en la nada.

Acechan en los bordes insalubres
de toda precisión inaprendida
los filos de una cifra que se oculta
detrás de los afectos y del odio.

Y la garganta afina el grito mudo
que aguarda entre los puños como risa
apretada en los dientes del demente.

Y yo me corto solo sin tus manos
la mirada que pierdo si me huyes

nombrando a la razón de mis historias.

Sin saber ni ignorar

El tiempo nos ocurre con pastillas
sedando con violencia lo potente
de cada una de nuestras intenciones
dejándonos al margen de los ríos.

Reducidos a sombras, a una pena,
atisbamos sin miedo y sin valor
la sensación de luz que nos escapa
y que sin prisa oprime nuestro canto.

Mas, aun con el efecto de estas drogas
navegando tranquilas por la sangre
que invade nuestra mente, nos sabemos

todavía posibles, poderosos,
con Damócles atrás, igual que muchos
sin saber ni ignorar de qué va herir.

sábado, 28 de marzo de 2015

Como un mantra

Se dijo que el dolor de amar se cura
- o al menos se tolera - al ser amados,
que en fila india avanzamos yendo atrás
de quien nos da la espalda.

En mi caso es lo cierto una alegría
casi incluso inocente, acaso pura
el saber que la tengo atareada
al menos una hora cerca de mí.

Ya después viene el duelo nocturnal
donde me busco a solas en ausencia
de su piel que me hiere en el recuerdo.

Y aunque todo se vuelve un poco gris
hay también la promesa que me digo

cuando musito apenas, como un mantra, su nombre.

viernes, 27 de marzo de 2015

Explicación

Yo llevo la presión y el hambre del guepardo
cuando después de días sin comer
de todos modos sale nuevamente a vencer
quemando entonces músculo sin latir a resguardo.

Yo cargo en la mirada las noches sin testigos
en que rectifiqué los textos negros
de errores criminales con todos sus reintegros
descubriendo mi fe ante mis enemigos.

Y porto en mis bolsillos su sonrisa de niña
arañándome el pecho con su voz
mordiéndome las manos su andar de fiera exacta.

Y es así que no mido la aridez de mi viña
sino que le disfruto en su feroz

manera de mostrarse cuando a la luz refracta.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Para marcar la distancia

Esculpe mi pasado
atándome a un futuro repetido
de árboles genealógicos que se pudren de sí
en una estela de odio y carencias
que cabrían en los bolsillos del peor de los pordioseros.

Por un poco de sexo y su fragor
acomoda tu poquedad a lo que aspiro,
limítame los músculos
a tu condición aprendida de reprender
eso que escapa a tus tendones.

Enséñame de nuevo el asco más puro,
vomitar de uno mismo cada vez
que mi mano busca una espalda, un vientre
gozándose en recibir y poder entregar
su capacidad de puente a otros cielos, otros
cualquiera sean.

Dime ese comentario del fracaso,
marcando con tinta indeleble cómo nunca doy la talla.

Yo me agacho, todo esto es invención,
y recojo los pedazos, como puedo
de lo que fui antes y después de haberte amado,
cada gesto que di en la madrugada
y todas las noches que me pasé armando cifras,
cada vez que mi espalda se erizó
de tanto hueco habitando en mi pecho.

Yo me espero en la astilla
levantándole la frente a cualquier lluvia
asumiendo la torpeza, el odio,
como si tu nombre, fruta casi podrida
pudiera con mis tendencias suicidas de monje novicio
por decirme el vacío y el absoluto,
ese lleno que sangra en los ojos
cuando sonríen los notables.

¿Para qué?

Para marcar la distancia
que marcan los sinceros.

Para que cuando busquen un culpable
ése sea yo

y entonces

alguno entienda
cuánto verbo ofreció

el que se cagó siempre en adjetivos.

Prudencia, para ser como tantos

Aconseja prudencia aquel que, como yo
apresuró los pasos, extraviando
una alegría larga bajo el mando
de unos cabellos suaves, estilo rococó.

Aconseja sabiendo el que se arrepintió
de no esperar un poco a que lo blando
venza a lo firme y puro de ese bando
que se cruzó en su mira y que no conquistó.

Y sin embargo embiste desoyendo
la voz de la experiencia
el que como yo arriesga todo el oro

por ganarse la prenda en el estruendo
carente de violencia

que es su latir a prisa, su tesoro.

domingo, 22 de marzo de 2015

Esa palabra campo

Aquí, cuando la noche se estremece
de tanto hueco ganándole el modo
de ser de los caminos el recodo
que sólo a los perdidos pertenece,

algo de luz felina fulge y crece
si su nombre es promesa y llena todo
de esperanza filosa que acomodo
al lado de las ansias que me ofrece.

Aquí, en el territorio del asfalto
donde cada farol marca el vacío
que soportan sonriendo los que anhelan,

esa palabra "campo" duele alto
porque me la arrebata y queda el frío
y la sed de sus ojos que me velan.

jueves, 19 de marzo de 2015

Es mirarme en sus ojos

Palabras, solamente son palabras
hasta que de repente se deslizan
de un modo que inquietante simbolizan
el acto de triunfar de abracadabras.

Ni magia, ni ocultismo, sólo el arte
definiéndose solo frente a todos
ganándose un espacio con sus modos
de ser juez, como parte y contraparte.

Hábito sucio, droga que le quema
el vientre a quien desea y se santigua
ante eso que pretende y que no alcanza.

Vitalidad impura, acaso extrema
de latir en la historia más antigua
es mirarme en sus ojos la esperanza.

Uno entonces

"Adquirimos CERTEZA cuando las cosas se ponen difíciles, ese es el momento más importante en nuestra vida para ir a nuestro siguiente nivel".
@kabbalahVE

Un murmullo lejano, imperceptible
rezagado en el tiempo de los gritos
de pronto gana el aire y los escritos
que alguna vez marcaron lo inaudible.

Uno entonces avanza a lo imposible
sabiendo que en los límites finitos
esperan ser hallados infinitos
colores y una luz así asequible.

Después sucede el modo, cada forma
del verbo hecho canción iridiscente,
todo aquello de ver el claroscuro.

Uno entonces ya nunca se conforma
con un esfuerzo dócil y decente

sino que permanece en el futuro.

sábado, 14 de marzo de 2015

La filosa alegría



No se describe llorando el dolor
del que se nutre la bestia que busca
en nuestros ojos el punto de quiebre
y en nuestra piel las señales del odio.

Ni vale el rezo bendito de un puto
para evitar que nos siga cagando
cada jornada sudando en el hambre
cada vendimia de sangre inmolada.

Estamos solos, y justo parece
que cada cual le mastique sus formas
al pelotudo de abajo, al rojizo

que junto al sordo de arriba nos privan
de andar medrando en la risa sin noche,
en la filosa alegría de Hacernos.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Mi imagen elegida

Cuando le exijo al músculo
tan sólo pienso en todas las roturas
que uno debe aprender a remendar,
con furia, precisión y una paciencia
que te aleja de todos para volver a todos
con esa no sonrisa calma como serena
que se instala en el rostro que no se fija en nadie.

Cuando exijo a mi mente
atravesar el límite que huyéndome se goza
de mis maneras raras de alcanzarle la nuca,
involucro al latido que solamente piensa
en la razón amiga y enemiga,
esa que te traiciona o te adelanta
un paso en el tablero de las noches.

Y cuando en el final de la jornada roja
- cansado de buscar y de encontrar
eso que nunca existe -
todavía pretendo acceder a lo intenso
memoro cada forma de tu estuche en mis ojos,
tu modo de algodón con agua entre mis labios
como el despeñadero de tu letra en mi voz.

Entonces, a pesar de que nunca me olvido
del nombre que sostengo,
es el tuyo que fulge en mi cansancio
y me presiona indócil a requerir tu forma
de reina inmarcesible y de pantera núbil,
porque siempre es la tuya mi imagen elegida

cuando me falla el cómo y me abunda el por qué.

domingo, 8 de marzo de 2015

49. Sex hi d fu

Todos aceptarán tus aciertos en tanto no señalen sus errores.
Andrea


De encontrar en las horas más oscuras
la salida filosa y conveniente,
de saber cuánto entrega y cuánto miente
la santa cofradía de los curas.

De no tomar jamás como seguras
las palabras que encantan a la gente,
de estimar como justo solamente
lo que implica montañas y llanuras.

De llegar al principio de los hechos
y al final del barranco emocional;
de anhelar el obsequio más costoso.

De imponer ofensivo sus derechos
cuando afuera llovizna lo banal;

culpable de buscar un fin precioso.

sábado, 7 de marzo de 2015

Entonces fue

Cantaba el solo su oración de carenciado
sonriendo al tiempo que le supo las maneras
de tigre en jaula, de borracho sin rameras,
con todos dándole palmadas al pasado.

Reía firme y silencioso, acorralado
por finas púas del color de las esperas
latiendo indócil su desprecio a las banderas
hediendo pulcras en su mente y a su lado.

Entonces fue, sin un aviso, la rotura
de un filo en verso atravesándole los dedos,
los ojos rojos y sin llanto del mendigo

clamando mudo esa potencia que insegura
define siempre a los que triunfan de sus miedos,

entonces fue que se encontró como testigo.

domingo, 1 de marzo de 2015

Comentarios de tu partida

Ya no llegan los tenues hilos de lo sensible
con ese filo suave de agilidad tranquila
con el que se consigue aquello que no oscila,
eso que nunca muta y resulta invisible.

De tantas emociones que de lo inconcebible
lograron el relato de una luz que encandila,
permanece el poema cuando al fin descarrila
hacia los precipicios huecos de lo terrible.

Colores y candelas lograron ataviarse
de un polvo ceniciento bordeando una boca
insumisa e hiriente bebiendo del vacío.

Ahora todo muere despacio al extraviarse
ese mar que en los ojos del ahogado invoca
lo que fue la derrota  de quien trazó el hastío.