Printfriendly

miércoles, 29 de abril de 2015

57. Buscando el límite

"El dolor de subir una pendiente se calma al llegar a la cima. Cuando al dolor se le encuentra un sentido se convierte en sacrificio, y es aquí en donde todo maniqueísmo se diluye".
Asira.

Las paredes aullando la falta de esperanza
a cada paso vuelto un gesto doloroso,
la caída vulgar al grito silencioso
que se exhibe y se porta sin una semejanza.

Con las costillas rotas y el aire que no alcanza
colocando en el límite un fuego contencioso,
asumir sin protestas el daño misterioso
que recibe en el rostro el que sin nadie avanza.

Entonces tanto pétalo a destiempo marchito
las rodillas dobladas y la boca diciendo
la burbuja de un credo que a penas se sostiene.

Y una visión lejana más allá de lo escrito
como una sensación de luz pura en estruendo
que obliga a perseguirla y así el alma serene.


lunes, 27 de abril de 2015

56. Fracaso no chiquito

56. Fracaso no chiquito

"La gente es como el fuego, y cada persona es una fogata diferente. Así, el sentido de las llamas depende de la distancia que imponemos ante ellas."
Asira

Batallabas el día con pujanza
tolerando sin quejas todo el daño
parido como siempre en el rebaño
que nunca vio fulgir tu propia lanza.

Mas, sin llegar a serlo te pretendiste ejemplo
obviando que la forma es Uno con el fondo
cuando alcanzan la altura justa desde lo hondo
de ver como saber que todos son un templo.

Pudiendo conseguir la senda de Plotino
te encerraste en el odio tan intenso y tan puro
que ni siquiera hallabas placer en una cena.

Y soltaste monedas de platino
pero sin comprender que salva el muro

solo el que da por fuera de la escena.

jueves, 23 de abril de 2015

55. Fracaso chiquito

"Si bien en lo activo habita el riesgo de la altanería, no deja de ser cierto que en lo pasivo existe el riesgo de una tozuda vanidad."
Asira

Conocías muy poco, pero igual te alcanzaba
para creer que todo siempre saldría bien,
que nunca buscarías el disparo en la sien
si alguna vez un alguien con tino no lograba

burlarse de la altura con los pies en la tierra
cruzar fuegos azules con un nombre en la boca
reducir el esfuerzo a una exigencia poca
o temerte intranquilo, cual si fueses cruel perra.

Pero algo no previste, no contaste
con la mirada tersa del que quiso seguirte
y que sin pretenderlo habías despreciado

cuando ilusa pensabas erguirte
sobre lo que no estaba todavía acabado

en un atrás del hoy, donde todo es desgaste.

miércoles, 22 de abril de 2015

54. Burla 6

"Para el que entienda la crueldad le resulta sencillo entender de qué se trata, también, estar más allá del bien y del mal".
Asira.

Como una rosa breve que alcanza a suicidarse
o como un centro grave que a sí mismo desprecia
navega por las fobias con la crueldad que precia
marcando en cada acto del bien y el mal su engarce.

Inquirido por lo claro y por lo más oscuro
ganado y arrasado por una extraña luz
opta por intentar trepar su propia cruz
escribiendo con sangre grafitis en su muro.

Siente entonces el peso de nunca compartir
convencido que puede, creyendo que podría,
rompe en un grito sordo y sueña con herir.

Un corazón humano le falta como guía
entre tanto secreto que domina y que calla
lejos de los mercados, donde arde en su batalla.

lunes, 20 de abril de 2015

Pisar el suelo sacro

Cuando te hagas consciente de que el próximo instante
-más allá del por qué- pudiera ser el último,
quizás sientas tristeza por todos los momentos
que dejaste morir en brazos de tus dudas.

Como también quizás te asombre lo que puede
lograrse si manejas a un tiempo la palabra
y el gesto que refrenda lo que canta tu boca
mientras sientes la vida y su aliento sencillo.

En todo caso, estoy seguro de que entonces
no sufrirás en vano, ni ganará el enojo
la atalaya sonriente que habita en tu mirar.

Todo será entregar y tomar sin abusos,
pisar el suelo sacro de un equilibrio llano

que pretende de sí brindarse sin manías.

jueves, 16 de abril de 2015

Lechugas y chorizos

Tú has visto cómo martilla el pasado
si acaso entregas el alma en un juego,
cómo los músculos sufren si expones
tu integridad por lograrte algún triunfo.

Mis cicatrices palpaste, las chicas,
con mano experta que sabe de quiebres
y de curar las roturas que portan
los que no temen y buscan altura.

Y yo te miro y requiero la luz
que se desborda en tus ojos de gata,
ansiando el roce que marque sin penas

que sos de mí, que de vos mi querer,
muy por encima del tiempo que viven

los que carecen de Roma en la sangre.

miércoles, 15 de abril de 2015

Corazón

Después de los desprecios y manipulaciones,
de tanto pisotón manchando su latido,
me decidí a encerrarlo, recobrando el sentido
los colores lejanos y todas mis canciones.

Encerrado gritaba sus hondas emociones
pero no le escuchaba, para mí era un soplido
que dolía a consciencia, como un falso cumplido
dicho por un borracho que no entiende razones.

Entonces fue que usted surgió llena de luces
impulsándome al habla, forzando a mis modales
a de nuevo tender mi más difícil puente.

Ahora que de nuevo puedo darme de bruces
y que dejo ofrecidos mis más caros cristales

anhelo que su boca me devuelva al presente.

lunes, 13 de abril de 2015

Suma y ausencia

Primero es un color de azul arcano
y luego un amarillo que es incendio,
diciendo de lo oculto su compendio
ambos juegan al verde miliciano.

Terminados los roces -la tortura
de tanta cercanía que me marca
cuán lejos de la gente está mi barca-,
comienzo a depender de su figura.

El aire entonces, lleno de vacíos
me expone la negrura de su ausencia
gritándome el silencio de su voz.

Y yo junto mis sombras como ríos
que se vuelven un mar de escasa ciencia

llenándome de un gris triste, feroz.

domingo, 12 de abril de 2015

La herida en cicatriz

Cuando acaba el rigor de la faena
que los días me fueron imponiendo
todavía me queda algo de nafta
para intentar la talla que me diga.

Remuevo el entusiasmo que aún late
por un rechazo sordo hacia lo fácil
procurando un disparo seco y puro
que marque ese momento irrepetible.

Entonces... el absurdo y toda duda
llenándome las manos con sus vidrios.
Entonces es la lucha en el lodo.

Y es también el crepúsculo y la noche
apretándome el pecho entre las sombras

convirtiendo la herida en cicatriz.

sábado, 11 de abril de 2015

Cansado y fuerte



Se curva el tiempo sin aviso y sin modales
marcando en mí la transgresión del almanaque
si exijo a solas, sin decirlo, que me aplaque
la voz, la sed, con sus maneras irreales.

La tarde es larga y cada noche va cerrada
si hablamos mucho, si encontramos el vocablo
surgiendo breve entre los dos; como si un diablo
y un ángel alto se encontraran en la nada.

Es todo bordes este prisma de saberle
tan lejos cerca de mi puño y de  mi boca
que afirmo y niego la verdad de las mentiras.

Y sigo atándole a mis ganas de beberle
temblores firmes que su cuerpo me provoca,
cansado y fuerte voy ardiendo entre sus piras.

viernes, 10 de abril de 2015

Ese niño

Ese niño que canta su condición de cielo
descifrando el sonido de la risa sin dolo
señala en el atento, del mundo el protocolo
de vivir con temores, sujetados al suelo.

El golpe que recibe y que devuelve al tiro
relata la cadena de acciones y reacciones
que dicen el mañana de estados y naciones
más allá de un secreto oculto en un papiro.

Hay tanto niño adulto y tanto adulto imberbe
que a veces pareciera que nadie enseña a nadie
y que el que aprende a ver sólo observa al ganado.

Yo no sé si es muy sano que la razón desyerbe
cómo de tantos miles solo un puñado irradie
las ganas de sentirse absuelto del pasado.


lunes, 6 de abril de 2015

Lo sé

ni es temprano ni es tarde
es sencillamente el momento
en el que me veo con ella
y sus ojos
me acribillan la bipolaridad ultra dual
de todo lo que sentí al no mirarlos
y todo eso que se derrama dentro mío si me mira

hay un dolor alegre
en la última tensión de mis músculos
una potencia que con ira en mi garganta
se calla y arropa el silencio que entonces
se anida en mis manos que buscando su cintura
aquieta mis modales de atleta y de bestia
para sufrir tranquilo su cercanía

confieso
desde mi atalaya de experto en el fracaso
de ofrecer lo que más sé latir
a cambio de migajas insalubres
que sigue sin importarme
lo recio de mi cuello y la rudeza de mi cerviz
cuando se doblan intentando su sonrisa

lo sé
cualquiera lo sabe
y estando perdido no me basta
todo ese poderío que el destino
me arroja y me dibuja en los semáforos
como burlándose de mis burlas
como si alguna vez dualidad aprenderá

y es que aunque dude de mí
de las lágrimas ocultas de los demonios
del beso de Judas sospechando su suicidio
hay algo en mis labios
que el universo talló para los suyos
hay algo en mi piel y en todo lo que pasó
que sé en la suya será luz calor y puente


53. Confesional

53. Confesional

Leyendo historia uno aprende a enumerar lo posible de lo cierto. Y es, justamente, en la no certeza en dónde se funden razón y fe. 
Andrea

La vida que ocultamos y que a veces
implica una mirada presa tras la ventana
con el peso de abrir a la mañana
desde algún hospital, musitando unas preces.

Esa fraternidad que me consigo
cuando logro ocultarme a decir mis ideas
a la diosa lunar de las mareas
acechando a su arcano que me esquiva y persigo.

El rastro de las cosas que buscamos
en cada libro anciano, en cada santo muerto
con el dolor intacto y sin pastillas.

Todo esto viene siendo la señal de que amamos
concebir a la vida como un huerto

que no tiene principio y carece de orillas.

domingo, 5 de abril de 2015

Mucha la mañana

Mucha era la mañana para un chico que oscuro
fingía ser feliz, sin esa depresión
que hiriéndole la boca cortaba su canción
de preces que sabían a dicha y a futuro.

Era sano y seguro
una cúspide suave cargada de emoción
que amaba a su papito y amaba a su nación
hasta que vio lo puro.

Entonces sucedió la manera del vientre
la cadencia sencilla de una hembra que sin dolo
le dibujó en los ojos lo fiero del cariño.

Ahora que ella hace que en mi adentro me encuentre
con la verdad precisa que palpita en el solo
celebro ser el viejo que aprende a ser un niño.

sábado, 4 de abril de 2015

Lo cierto es que soy definible

108. Lo cierto es que soy definible

He cruzado fronteras, ya tanta geografía,
que terminé apartado de cualquier banderío,
al borde de los lados de eso que soy, si río
o lloro, cuando nadie alcanza mi grafía.

Destrocé del pasado su cadena al futuro
las demasiadas veces en que fue necesario
burlarme de las leyes de las que fui adversario
por vocación de golpe que crece contra el muro.

Y me gané sin prisas esta calma que arde
más allá de mis manos, en todo lo que pueblo
si el corazón me empuja a lograr lo imposible.

Como verá, lo cierto es que soy definible:
sólo un montón de polvo al que exalto o que anieblo
y que la busca siempre que se muere la tarde.

miércoles, 1 de abril de 2015

El arte de romper las bolas

El arte de romper las bolas sin tocarlas
es algo que requiere talento y precisión,
conocer de la víctima su modo de canción
y saber reducir su verbo a sordas charlas.

Se precisa del frío recorriendo las venas
y un malcontento bravo ardiendo en el cerebro,
proyectar muchas culpas y en un sólo requiebro
lograr el equilibrio que otorgan las cadenas.

Para forjar las bolas a prueba de esta gente
no hace falta ni magia, tan sólo un norte fijo
que no mute aunque duela el color de la noche.

Y sostener el cuerpo, firme como la mente
tal cual lo hace el que vive siendo de puta el hijo.

Así, aguardando mudo a quien será su broche.