Printfriendly

jueves, 7 de abril de 2016

Jueves, día de visita

Creo que da para mucho juego la puntuación, estoy seguro, andá!!!

Me he divertido un montón puntuando, vamos, que lo escribí sin ponerle pelos y me cagué de risa en los tercetos.

Seré sincero...

La cosa iba más o menos bien con el primer cuarteto, pero joder, esa palabrita "reproche", no te jode, realmente no te jode??? Cómo mierda continuar un soneto que, diciendo reproche, no lo haga, ah?

No, mirá, o te pegás dos tiros, te bajás media botella de Sandy Mac o...  en finnn

Al final, la distancia entre licor y vino... destiladas contra estacionadas¿?¿?¿? juaaassss

De nuevo son mis nombres que te llaman
desde la luz de siempre  de eterna medianoche,
y de nuevo tú sabes que no existe el reproche
manchando con sus sombras los versos que te aclaman.

Sin embargo, presiento que mi piel
curtida de vacíos meditados
ya no pueda con besos naufragados
escribir en la tuya poemas de aguamiel.

Tú sabes que recuerdo tus heridas,
que las sé casi todas; y tú tampoco ignoras
mis alegrías graves de esclavo libertino.

Así que sumo y resto, comparo nuestras vidas,
y entonces es que entiendo el absurdo, las horas...
¡Tú aferrada al licor! Mientras yo, al vino.