Printfriendly

viernes, 22 de julio de 2016

Excluir para pertenecer



Yo quería ocultarme. Que no lean
en mis manos de joven desgastado
tanto absurdo sutil; el lloro andado
que mezquinan los guapos que cojean.

No pretendí que escuchen o me crean
lo que callo de todo mi pasado
cuando me busca y muerde en mi costado
queriendo que mis muertos me posean.

Comienzo a pretender, así las cosas
el sueño sin principio, la mirada
que haga vibrar mi nombre junto al suyo.

De nuevo una cintura y diez mil rosas,
lo oculto y lo profano, todo y nada;
pertenecer de veras porque excluyo.