Printfriendly

jueves, 27 de octubre de 2016

Cartesiana

Muerdo el nudo preciso de mis dudas
saboreando el filo de mis dientes
cuando marcan el cuero con su asfixia de años
como dejando señas que miraré al regreso.

De fuera y alejado me recito su nombre
y el nombre de su padre que no miró mis ojos,
dejando que lo frío me recorra
la memoria sencilla y fatigada.

No sé si descorrer de nuevo las cortinas
para no terminar de comprender las cruces
que alientan la divisa de "si busco lastimo".

No sé si sigo así, sabiendo que persiste
lo que dejo me lata aunque a veces me pudra, 
o doy vuelta la página ejerciendo mis fauces.