Printfriendly

martes, 4 de octubre de 2016

Impotencias y poderío


Yo no puedo cambiar nuestro pasado
de mar que se estremece, de luna que se inquieta,
cuando ambos fuimos playa por afuera del tiempo
y acaso por mirarnos detuvimos a Cronos.

Yo no puedo mutar el color de mi voz
cuando fue una tormenta, el síntoma profundo
de un camino sin guías que debía asumir
porque lo que tenía no bastaba.

Pero puedo arreglarme con eso que ya fue
perdonar mis errores, seguir adelante
creyendo que lo máximo habita en el futuro.

Y mirar con tristeza a quien sea se aferre
a todo su pretérito como meta final,
como te aferras tú a continuar herida.